Multan a una ART por no realizar los exámenes periódicos a trabajadores expuestos

Imagen del articulo

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial confirmó una multa impuesta por la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) contra una empresa aseguradora de accidentes laborales por no haber realizado los exámenes periódicos obligatorios a trabajadores expuestos.

En el caso “Superintendencia de Riesgos del Trabajo c/ Experta ART S.A. s/ organismos externos”, el organismo multó a la empresa por no haber realizado los exámenes médicos periódicos para la detección precoz de afecciones producidas por agentes de riesgo a los dependientes de un empleador asegurado por ella. La norma que se consideró incumplida fue el artículo 3, incisos 2 y 3 y el Anexo II de la resolución SRT 37/10.

La aseguradora apeló la resolución de la SRT en la que se dispuso la aplicación de una multa de 750 MOPRES.

Para la sala C de la Cámara de Apelaciones correspondía confirmar la multa pues la sumariada no acreditó la realización de los estudios de salud cuestionados, como tampoco demostró haber efectuado las respectivas gestiones con la celeridad necesaria para llevarlos a cabo de manera efectiva.

En el contexto del sistema de riesgos del trabajo, son las A.R.T. las responsables de la realización de los exámenes médicos por lo que, consecuentemente, deben controlar que el empleador cumpla con ellos en caso de haberlo acordado así, o bien asumir la responsabilidad de manera directa. En ambos casos, tal como lo ha sostenido reiteradamente este Tribunal, es la propia aseguradora quien responde ante la falta de realización de los respectivos estudios médicos a los trabajadores”, explicaron los magistrados.

Las circunstancias expuestas por la quejosa no la eximen de la responsabilidad administrativa que se le endilga, dado que, debió haber arbitrado los medios necesarios para coordinar el modo de llevar a cabo, con la suficiente antelación los estudios médicos dentro del período respectivo”, agregaron los jueces Eduardo Machín y Julia Villanueva.

Por lo que, “al no surgir de autos que la sumariada haya obrado conforme a lo establecido en las normas que rigen la materia, corresponde que sus agravios sean desestimados, justificando la consecuente aplicación de la sanción”.

En relación con el quantum de la pena, sin perder de vista la entidad de las faltas cometidas, los jueces consideraron que debía ser reducido a 451 MOPRES para adecuarlo a la entidad de la falta cometida.

En septiembre de 2020, el valor del MOPRE es de $3.988,35.

El especialista Roberto G. Vinogradski, en el artículo “Sobre la protección del trabajador antes de la celebración del contrato de trabajo y discriminación en el acceso al empleo”, publicado por Erreius, señaló que los exámenes preocupacionales “permiten al futuro empleador saber si un trabajador ingresa con una determinada dolencia que pueda afectar funcional y racionalmente su desempeño”.

La realización de estos exámenes es obligatoria en todos los casos en que exista exposición a los agentes de riesgo determinados por el Decreto Nº 658/96, debiendo efectuarse con las frecuencias y contenidos mínimos indicados por la legislación vigente, incluyendo un examen clínico anual.

La ley también dispone que se efectúen controles periódicos, bajo la responsabilidad del empleador, con el objetivo de detectar precozmente el daño que pudiera haberse generado en relación con los agentes de riesgos en cada actividad.

De esta manera, es posible minimizar los daños causados y se le da al dependiente el servicio médico y de rehabilitación necesarios para que recupere su capacidad laborativa.

Los empleadores afiliados deberán suministrar a la ART la nómina de trabajadores expuestos a cada uno de los agentes de riesgo, al momento de la afiliación a una ART o de la renovación del contrato. Las aseguradoras tienen un plazo de 45 días para comunicar al empleador, por medio fehaciente, los días y franjas horarias de los centros asistenciales a los cuales los trabajadores deben concurrir para la realización de los exámenes correspondientes.

A partir de dicha comunicación, el empleador dispone de un máximo de 90 días dentro de los que deberá autorizar la concurrencia de los trabajadores para realizarse el examen, sin alterar la periodicidad o frecuencia de su realización. Si por razones de fuerza mayor los trabajadores no pudiesen concurrir, la Aseguradora realizará los exámenes médicos en los propios establecimientos laborales, si resultara posible.

Existen otro tipo de exámenes que son optativos. Se realizan entre los 10 días anteriores y los 30 días posteriores a la terminación de la relación laboral y es responsabilidad de la ART o el empleador autoasegurado, sin perjuicio de que puedan convenir con el empleador su realización.

En caso de que el cambio de tareas produzca el cese de exposición a agentes de riesgo, el examen también es optativo y su realización es responsabilidad de la ART o el empleador autoasegurado.

 

Fuente: Erreius