Notificaciones judiciales por medio de redes sociales: ¿Podrían funcionar en Argentina?

Imagen del articulo

Por MARÍA SOL PUEY(*)

NOTIFICACIONES A PERFILES DE REDES SOCIALES (UNA PROPUESTA)

INTRODUCCIÓN

En la era donde lo virtual lo es todo para la vida diaria y un dispositivo móvil conectado a la red es imperioso para poder sobrevivir. Donde uno pasa más tiempo en la red que en su propio hogar; donde la figura de este se desfigura y las nuevas generaciones ya no sientan raíces en un lugar, considerándose habitantes del mundo. Pensar en un domicilio real, como el lugar donde una persona se encuentra, reside, habita, pertenece, por consiguiente se encuentra ahí presente y puede ser “ubicada” con facilidad, queda tan simple que termina siendo obsoleto. Porque con la misma lógica, para ubicar a alguien con eficacia y rapidez para darle una noticia lo llamaríamos al teléfono fijo y no al dispositivo móvil y eso no es precisamente lo que hacemos con habitualidad.

Por lo expuesto, con la propuesta que desarrollo, intentaré sustituir el domicilio real, como lugar de residencia habitual de las personas humanas, por el domicilio de perfil de cuentas en redes sociales.

 

"La finalidad de la notificación se encuentra en poner en conocimiento de la otra persona, ya sean las partes o terceros, las diferentes resoluciones judiciales. De esta manera, los demandados ejercen su derecho a defenderse y son escuchados y los terceros cumplen con lo ordenado por la justicia. Por consiguiente, si la notificación cumple su rol, no interesaría el medio utilizado. Sea carta documento, cédula, correo electrónico o red social", concluye la autora.

 

EFICACIA EN LOS TIEMPOS DE NOTIFICACIÓN

Durante décadas se ha intentado acelerar el tiempo en los procesos judiciales. Tanto Justicia 2020, justicia 2.0, como otros programas llevados a cabo por los diferentes ministerios de justicia, en conjunto con los poderes judiciales de cada una de las provincias, incluyendo a nación, han intentado mediante la oralidad, automatización o virtualidad, agilizar los procesos judiciales. La finalidad es la de garantizar los derechos humanos de los justiciables logrando que la administración de justicia sea más eficiente y eficaz. Características reclamadas por todos los actores del aparato judicial. Vale resaltar que la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha condenado a la Argentina en tres oportunidades por trámites ineficaces.

En la página de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, si ingresamos a los últimos informes publicados del Programa de Justicia 2020 (programa nacional al cual adhirió la Provincia de Buenos Aires, en relación con juzgados civiles y comerciales), surge del apartado “tiempos”, la cantidad de días corridos que se encuentran demorando cada una de las etapas procesales. En uno de los cuadros comparativos podemos encontrar el que señala la cantidad de días corridos desde que una causa judicial es ingresada al sistema del juzgado, hasta que se lleva a cabo la audiencia preliminar. Podemos apreciar que el 1,8% de las causas tardan menos de noventa días, 10% hasta ciento ochenta días, 24,5% hasta trescientos sesenta días y 63,5% más de trescientos sesenta.

 

 

Es imperioso aclarar que, en el marco del programa mencionado, se estipula en su protocolo de gestión de la prueba que la audiencia preliminar será convocada de oficio por el juez dentro de los diez días de trabada la litis y encontrándose en condiciones la causa de ser abierto su período probatorio. Surge del mismo informe estadístico extraído del sistema Augusta que el tiempo entre la audiencia preliminar y la audiencia de vista de causa en el 83,6% de las causas, contado también en días corridos, tarda menos de 180 días. Partiendo de estos datos podemos afirmar que, en la Provincia de Buenos Aires, en muchas causas el período probatorio consume menos días que el período inicial de traba de litis. Si bien es verdad que para que una causa se encuentre en condiciones de abrirse a prueba no siempre basta con la traba de litis, existen otras condiciones a resolver; pero la diferencia en el tiempo es tan grotesca a simple vista, sumada el diario de la profesión nos encontraríamos en condiciones de afirmar que la mayor cantidad de días en los tiempos mencionados son consumidos por la notificación de las partes.

Planteada la problemática, nos queda el hecho de poder pensar y diseñar la manera de acelerar el período, reduciendo los tiempos totales en los que tarda una causa en resolverse, con el objetivo de lograr una justicia dinámica, pudiendo pelearle a la idea de la lentitud de esta.

La última situación de pandemia ha venido a imponer de una manera drástica la utilización de medios tecnológicos a los fines de agilizar el proceso, reduciendo la presencialidad física. Uno de los aspectos donde se vio la necesidad de innovar fue en los métodos de notificación, sin importar que estos no se encuentren regulados en los diferentes códigos procesales. La necesidad de seguir con los procesos judiciales o la urgencia de las notificaciones en ciertas causas, como por ejemplo las de alimentos ante la obligatoriedad del cuidado mediante la vigencia del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio ha logrado agilizar las implementaciones de la utilización de la tecnología. Procesos de cambio que a mi entender de otra manera hubiera llevado una década poder implementarlos dentro de la administración de justicia.

Es inherente al derecho y por consiguiente a sus procesos, ir cambiando a medida que lo vaya haciendo la sociedad, también se dice que estos cambios tardan años. En relación con la notificación, considerando que vivimos en una sociedad que tiene cada vez más arraigada la necesidad de comunicarse de manera instantánea, eficiente y simple, logrado que el mercado en el transcurso de los años perfeccione sus medios de comunicación, para lograr cumplir con esas características esenciales requeridas, en la época en donde la comunicación lo es todo, resulta raro pensar que la única manera de anoticiar a una persona fehacientemente es por intermedio del papel, correo postal.

 

Este contenido forma parte de la Publicación Temas de Derecho Procesal de Erreius. Si sos sucriptor, ingresá desde acá.

Si aún no sos suscriptor, podés ingresar al artículo completo haciendo clic acá

(*) Abogada en Poder Judicial de Provincia de Buenos Aires - Ministerio Público

 

Fuente: Erreius