Condenan a una clínica por ejercer violencia de género obstétrica en un parto que culminó con la muerte del bebé

Imagen del articulo

En el caso “Clínica del Sol – Denuncia por violencia de género, la demandante indicó que el 31 de abril del 2016, mientras cursaba un embarazo, comenzó a presentar dolores de parto por lo que se dirigió al mencionado centro de salud.

Relató que ingresó a la clínica a la 1.00 de la mañana y denunció que no le realizaron ningún estudio ni siquiera una ecografía para escuchar los latidos. Relató que a las 7:30 hs. sintió que la bebe nacía, pero que nunca la llevaron a la sala de parto.

Luego del alumbramiento, dijo que recién a los diez minutos, la llevaron para limpiarla y le trajeron muerta a su bebé. “Me dijeron que la placenta estaba desprendida, yo vi que cuando nació la placenta estaba entera” manifestó.

Refirió “que hasta que el día de hoy no sé cuál fue el motivo por el cual falleció. Me dijeron que volviera a la Clínica a los quince días, que iba a estar el resultado de la autopsia, y así lo hice. Me decían que no encontraban el cuerpo, me preguntaban a nombre de quien lo había dejado hasta que después de mucho tiempo, en el mes de septiembre me dieron el resultado”.

También denunció que la clínica fue renuente a entregar la historia clínica y el propio cuerpo del bebé fallecido, lo que le generó graves consecuencias psicológicas.

La jueza Mariana Wallace  consideró que la joven madre fue víctima de violencia obstétrica, física y psicológica ya que ella “no contó con el acompañamiento, durante la totalidad del parto, de una persona de su confianza como le garantiza el art. 2. inc g ley 25.929: en el momento más crítico de su situación, no solamente se encontraba carente de acompañamiento profesional, sino que se le indicó a quienes la acompañaban rotativamente, que se retiraran”.

Además, la magistrada agregó que la clínica fue renuente a entregar la copia en tiempo y forma, contrariando el art. 14 ley 26.529, lo que generó a la reclamante desvelos adicionales para ejercer sus derechos más elementales ya que debió contratar un abogado a fin de hacer valer sus derechos.

Por otro lado, la historia clínica contenía datos inexactos en infracción al art. 15 inc c ley 26.529, agregó la jueza.

Luego de transitar el proceso de alumbramiento sin vida de un modo extremadamente traumático, se le entrega la copia del documento que refleja tal doloroso transe con información que no refleja la verdad de los hechos, incluso reconocido por la propia demandada”, agregó la sentencia

Por otro lado, la magistrada señaló que “D. P. F. tiene dudas respecto de la identidad genética de los restos del alumbramiento que le entregaron: Como colofón de esta serie de desmanejos (inexactitudes en la HC, diferentes argumentos para no entregar los restos del parto, injustificado tiempo de entrega y estado de los restos del alumbramiento sin vida) siembran dudas en D. P. F. sobre la identidad genética de los restos del parto que le entregan”.

Y enfatizó que “D. P. F. no puede afrontar la hipótesis de proyectarse en una futura maternidad, vinculando tal imposibilidad al trauma que se le generó, condicionándosele el derecho de la mujer a tal planificación familiar reconocida por art. 2 inc. g de la ley 25.673”.

A la víctima se le generó una suerte de esterilización desde lo emocional ya que no quiere tener más hijos por miedo de volver a transitar esa situación.

Así, la jueza destacó que cabía “tener por configurado un supuesto de violencia de género bajo la modalidad obstétrica, traducida en el caso concreto en violencia tipo física (dolor físico innecesario por omisión de cuidados) y psicológica por parte de la Clínica Privada del Sol S.A., por intermedio de sus profesionales y dependientes, hacia la persona de la Sra. D. P. F., incurriendo en una palmaria violación a los derechos y garantías fundamentales de la joven madre y a un indebido ejercicio de las funciones que le competen como institución que debe prestar un servicio de salud”.

En cuanto a las leyes aplicables, la magistrada destacó que el caso “constituye una violación a los derechos humanos a de D. P. F., conforme art. 5 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y 5.a de la Convención Americana de Derechos Humanos, es violentada en su condición de mujer, conforme art. 5.a CEDAW, art. 6 Belén do Pará, es materia de violencia de género modalidad obstétrica física (dolor innecesario por omisión de paliativos) y psicológica art. 6 inc e ley 26.485 y art. 2 ley 25.929, se le desconocieron los derechos como paciente, art. 3, 5, 14 y 15 ley 26.529 y se le desconoció su condición de sujeto de la bioética al no aplicarle los principios 3, 5 y 6 de la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos, arraigándose la Clínica Privada del Sol S.A. al más arcaico paternalismo médico, realizando prácticas obstétricas sin previa consulta y sin ofrecerles ningún tipo de información sobre las implicancias de las mismas, infantilizando a la paciente, anulando e inhibiendo toda posibilidad de D. P. F. de tomar decisiones sobre su salud sexual y reproductiva. D. P. F. no es una cosa: es una humana con derechos, una ciudadana con derechos, una paciente con derechos, y una parturienta con derechos”.

“D. F. P. transitó en la clínica un proceso de parto en las antípodas del parto humanizado, se le proporcionó un parto deshumanizado y deshumanizante. El comportamiento de la clínica con posterioridad a tal evento, que gira en torno a la entrega de los restos del alumbramiento sin vida y la documentación correspondiente, fue cuando menos negligente y cruel”, afirmó la jueza.

Por otro lado, emplazó a las autoridades del nosocomio para que en 30 días presenten un protocolo de capacitación en la temática destinado tanto a los profesionales de la salud como al personal administrativo; un protocolo de expedición de certificado de defunción fetal; y un protocolo que garantice a las mujeres contar con la información necesaria respecto de los derechos que le asisten antes, durante y con posterioridad al parto, con o sin vida, incluso tratándose de abortos.

Además, la clínica deberá publicar información sobre la temática en lugares visibles como salas de espera, barandillas y páginas web.