Podrá saldar su deuda en dólares con su exesposa pagándole en pesos de acuerdo a la cotización del dólar MEP

Imagen del articulo

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil dispuso, en una causa donde se discutía la división de los bienes de un matrimonio, que el exmarido podrá desobligarse entregando las sumas en dólares estadounidenses conforme fuera pactado o la cantidad de pesos según la cotización del dólar “MEP” -mercado electrónico- al día del pago.

En la causa “O., S. A. y otros c/ B., A. G. s/Atribución de Uso de Vivienda Familiar”, las partes celebraron un convenio de liquidación de la comunidad de bienes. Para ello, acordaron poner a la venta los vehículos de carácter ganancial Toyota Hilux y Ford Ecosport, y una cochera.

Y convinieron en atribuir en plena propiedad al Sr. B un inmueble, que este compensaría a la Sra. O mediante el pago de u$s150.000.

Las partes prorrogaron el cumplimiento de lo convenido en cuanto a la entrega del inmueble hasta la finalización del período escolar correspondiente al año 2019, a fin de no entorpecer la escolaridad de los hijos menores.

En febrero último, el hombre depositó 9.487.000 pesos, pretendiendo acreditar el pago de la suma acordada en moneda extranjera a la cotización de $63,25 del Banco Nación de ese entonces.

En esa fecha, el Sr. O se encontraba en mora a tenor de lo convenido en la cláusula III del convenio, ya que se prorrogó el cumplimiento de lo convenido hasta la finalización del período escolar correspondiente al año 2019, lo que sucedió en diciembre de ese año.

El juez de primera instancia desestimó la pretensión del demandado, rechazó la consignación intentada y lo intimó al cumplimiento estricto del convenio homologado. Tuvo en cuenta que lo adeudado no derivaba de un contrato de carácter comercial, sino de la división de los bienes integrantes de la sociedad nacida del matrimonio que uniera a las partes, y que la suma de dólares fijada lo era en compensación a uno de los comuneros por la atribución de un bien al otro, teniendo en consideración su valor y el principio general establecido por el art. 498 del CCyCN conforme el cual la masa común se divide por partes iguales entre los cónyuges, sin consideración al monto de los bienes propios ni a la contribución de cada uno a la adquisición de los gananciales.

Asimismo, consideró que existían otras operaciones de tipo cambiarias y bursátiles que habilitaban a los particulares a través de la adquisición de determinados bonos y posterior canje a adquirir los dólares necesarios para cancelar la obligación asumida.

El hombre apeló la decisión y alegó, entre otras cuestiones, las limitaciones como consecuencia del cepo cambiario y los problemas derivados por el nuevo "Impuesto para una Argentina Inclusiva y Solidaria", más conocido como impuesto PAIS.

Se quejó, en cuanto se consideró que debe configurarse un supuesto de imposibilidad de cumplimiento de la obligación para aceptar el pago en moneda de curso legal, cuando la ley no exige esos requisitos para que proceda esta opción concedida al deudor. También que no se ha considerado la depreciación del valor de las propiedades desde la firma del convenio.

Los jueces Víctor Liberman, Gabriela Iturbide y Marcela Pérez Pardo, de la sala L de la Cámara Civil, señalaron que correspondía analizar qué régimen jurídico se aplica a las obligaciones en moneda extranjera, habida cuenta de que no existen en el Código Civil y Comercial las obligaciones de dar cantidad de cosas, y frente a ello, el intérprete debe buscar el encuadramiento normativo que se adecúe de manera más precisa a este tipo de obligaciones.

Luego, consideraron que los litigantes “pactaron en forma libre y voluntaria el contrato cuya ejecución se pretende”, y que el demandado, al efectuar su planteo, “se encontraba en mora”.

No debe olvidarse, agregaron, que el demandado adquiriría mediante el acuerdo la totalidad del inmueble en que vivía su excónyuge y sus hijos menores.

Sin embargo, afirmaron que resulta “evidente que la conversión de los dólares a la cotización oficial no arroja una suma equivalente en pesos que satisfaga el interés del acreedor, ya que con esa cantidad de pesos, este no podría adquirir en el mercado de cambios la cantidad de dólares que tuvo en cuenta al celebrar el convenio en el cual entregaba la vivienda en que residía con sus hijos menores”.

También agregaron que si bien el artículo 765 del CCyC prevé que el deudor puede cancelar una obligación que contrajo en moneda extranjera mediante la entrega del equivalente en moneda de curso legal, dicha norma “no dispone que la conversión deba realizarse según la cotización oficial”.

Por el momento, el único mecanismo legal y menos costoso para las partes que les permite acceder sin límites a la moneda extranjera es la compra de un bono que cotiza en pesos, pero que es convertible en dólares y puede ser vendido en esa moneda, lo que se conoce como dólar MEP", sostuvieron los camaristas, y concluyeron: “En el contexto económico y financiero actual, el demandado podrá desobligarse entregando las sumas en dólares estadounidenses conforme fuera pactado el 27/03/2019 o la cantidad de pesos según la cotización del dólar MEP al día del pago”.

Fuente: Erreius