Se suspende la feria judicial de invierno en la Provincia de Buenos Aires

En consonancia con lo establecido por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, la Suprema Corte Provincial suspendió en forma excepcional la feria de julio, como consecuencia de la pandemia de COVID-19.

Imagen del articulo

La Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires resolvió ayer, mediante la Acordada 3979/2020 (todavía no publicada en el Boletín Oficial), suspender de manera excepcional la feria judicial de invierno que habitualmente se fija cada año para el mes de julio, de manera coincidente con las vacaciones escolares.

Para así decidir, el Máximo Tribunal provincial tuvo en cuenta las circunstancias extraordinarias que viene transitando la Provincia como consecuencia de la emergencia sanitaria por el coronavirus, el estado de aislamiento social, preventivo y obligatorio, y la prohibición de circular, que derivan en la imposibilidad de afluencia regular de personas, así como las restricciones normativas que vedan la actividad presencial en las sedes tribunalicias e incluso han obstado el ejercicio profesional de la abogacía, causando una merma en el quehacer habitual de los órganos jurisdiccionales.

La suspensión de la feria invernal constituye una medida adicional para satisfacer las necesidades de prestación del servicio de justicia, garantizar, en la medida de lo posible, la seguridad jurídica, y armonizar el ejercicio de los derechos de quienes prestan funciones en el Poder Judicial, que se suma a los múltiples mecanismos que viene adoptando la Suprema Corte Provincial, tales como las reglas generales y pautas de acción aplicables a determinados fueros, el restablecimiento del Servicio de los Juzgados de Paz y el inicio por medios electrónicos de todas las causas judiciales de los Fueros Civil, Comercial, Familia, Laboral, Contencioso Administrativo y Juzgados de Paz (conforme Resolución [SCJ] 563/2020).

Los magistrados, funcionarios y empleados judiciales gozarán de una licencia compensatoria, fraccionable en períodos no mayores a 5 días hábiles consecutivos –no acumulable con otras licencias- que podrá ser utilizada dentro de los 3 años siguientes de la finalización de la pandemia, con la única condición de no afectar el servicio normal de justicia.