Puntos destacados de la nueva ley de reforma impositiva de la provincia de Buenos Aires

La Legislatura bonaerense sancionó la ley impositiva 2020, con las modificaciones acordadas en el Senado. De esta manera, la provincia de Buenos Aires tiene una norma fiscal impositiva que se adecúa a la Ley de Emergencia que se sancionó hace un par de semanas.

Imagen del articulo

Un primer proyecto había sido presentado por el gobernador Axel Kicillof antes de las fiestas de fin de año, pero no pudo avanzar por cuestionamientos de la oposición. El martes pasado, el mandatario provincial envió una nueva iniciativa, con los cambios propuestos, pero igualmente fue modificada a los fines de lograr la cantidad de votos necesarios para su sanción.

Es que, a pesar del rápido tratamiento del proyecto en la cámara de Diputados y de la aprobación en general en el Senado, los legisladores opositores obligaron a que se modifiquen los artículos 6, 20, 22, 25, 27 y 100.

La sanción pudo conseguirse luego de negociaciones entre el oficialismo del Frente de Todos y la oposición de Juntos por el Cambio, en las que se acordaron la reducción de la alícuota del impuesto sobre los Ingresos Brutos en determinados bienes y servicios, beneficios para el pago anual del impuesto inmobiliario, y una atenuación de los aumentos del impuesto automotor y las tasas para actividades portuarias respecto del proyecto que había enviado a la Legislatura el gobernador Axel Kicillof.

Asimismo, se circunscribió el incremento de hasta el 75% en el Inmobiliario al 10% de las partidas, en vez del 50% previsto en la propuesta oficial presentada en diciembre.

De esta manera, se realizaron los siguientes cambios:

Inmobiliario:

El proyecto establecía aumentos de hasta 75% para el 50% de las partidas (aproximadamente 2,6 millones de propiedades). En la ley sancionada se reduce al 10% de las partidas (unas 700.000 propiedades valuadas en más de $1,7 millones), con la posibilidad de abonar como máximo un 55% más que el año anterior si el contribuyente decide realizar el pago anual.

El 15% regirá para las propiedades rurales cuya tierra esté valuada en hasta 260.870 pesos. Se trata del valor fiscal, más bajo que el precio de mercado. Una segunda tanda de partidas de hasta $816.075 de valor fiscal sufrirá un 35% de aumento. Las propiedades de hasta 3 millones de pesos de valor fiscal tendrán un incremento del 55%, y las de más de $3 millones y más de 2.000 hectáreas de extensión tributarán 75% más.

Según estimaciones oficiales, la suba del 75% alcanzará a 211 propiedades, que son aquellas de mayor extensión y valor fiscal.

En el Urbano está previsto un piso con una cuota fija que parte de los $207 y una alícuota sobre el excedente del límite mínimo de 0,028% en las unidades que tienen una valuación fiscal de hasta $179.851, además de una cuota fija de $118.646 y una alícuota de 1,725% sobre el excedente para las unidades que cotizan más de $10 millones.

Mientras que en el Rural, los campos valuados en menos de $105.000 tendrán una alícuota de $1,059, en tanto que los que superen los $3 millones tendrán una cuota fija de $112.327 y una alícuota sobre el excedente de 7,058%. La alícuota aumentará en un 75% cuando el valor del campo sea superior a $3.000.000 y la superficie de la tierra libre de mejoras sea superior a 2.000 hectáreas.

Respecto a la exención del impuesto inmobiliario rural para las micro pymes que desarrollen determinadas actividades agropecuarias se eleva de $7,2 millones a $10.420.000 el monto tope de ingresos exentos obtenidos en el período anterior.

El porcentaje máximo del beneficio por pago anual para todas las categorías y para la planta urbana y rural se aumentó del 20% al 35%.

Los jubilados y pensionados que, con anterioridad al ejercicio fiscal 2018, hubieran obtenido la exención prevista en el artículo 177, inciso ñ), del Código Fiscal seguirán manteniendo la exención durante el año 2020 aunque la valuación del inmueble supere los $6.000.000, en la medida que conserven la misma propiedad y cumplan las demás condiciones requeridas para acceder a dicho beneficio.

En el citado artículo 177, inciso ñ), se establecen como requisitos:

1. Ser el solicitante y/o su cónyuge o pareja conviviente jubilado o pensionado.

2. Ser el solicitante y/o su cónyuge o pareja conviviente propietario, usufructuario o poseedor de ese solo inmueble.

3. Que el único ingreso de los beneficiarios esté constituido por haberes previsionales cuyos importes brutos, en conjunto, no superen mensualmente el monto que establezca la Ley Impositiva.

Cuando se trate de parejas convivientes deberá acreditarse un plazo de convivencia no menor a dos años mediante información sumaria judicial.

En el supuesto de la pluralidad de obligados al pago, la exención solo beneficiará a aquellos que reúnan los requisitos establecidos precedentemente.

El resto de los obligados abonará la parte proporcional del impuesto que corresponda”.

Ingresos Brutos:

- Se redujo a 1,5% la alícuota para la venta minorista de lácteos, huevos, pan, productos de almacén, kioscos, frutas y verduras cuando no superen $2 millones de ingresos totales (gravados, no gravados y exentos). El proyecto oficial establecía 2,5% para la venta minorista de todo tipo de productos.

- Se redujo al 3,5% la alícuota para servicios jurídicos, notariales y contables. El proyecto estipulaba elevarlo al 4,5%.

- Se mantiene en 1,5% la alícuota sobre la fabricación de medicamentos de uso humano como en la ley anterior. Se dejó sin efecto la suba al 3,5% contemplada en la iniciativa enviada por el Poder Ejecutivo provincial.

- Se bajó de 3 a 2% la alícuota de Ingresos Brutos a los operadores de TV por cable.

- Se redujo la alícuota de elaboración de vinos del 5 al 4%.

Impuesto Automotor

El incremento no podrá superar en un 55% (el índice de inflación del año pasado) lo pagado en 2019, cuando en el proyecto oficial el incremento podía llegar al 100%. Asimismo, los municipios recuperan íntegramente el cobro de las patentes de vehículos con más de 10 años de antigüedad.

Actividades portuarias

Se redujeron a la mitad las tasas extraordinarias por tonelada cargada ($46,50 contra $93 del proyecto) o descargada ($139 contra $278), y $23 por tonelada de mercadería removida durante el mes ($ 46 en la iniciativa del Ejecutivo).

Uno de los puntos que se mantuvo igual que en el proyecto original fue que el impuesto inmobiliario rural tendrá aumentos de entre 15 y 75%. Además, habrá exenciones para extensiones de tierra de hasta 100 hectáreas.

Accedé a la Ley Impositiva 2020

Fuente Erreius