Se aprobó la ley impositiva 2020 de la provincia de Buenos Aires

La ley impositiva bonaerense cuenta con la aprobación de la Legislatura provincial y se encuentra pendiente de promulgación y publicación en el Boletín Oficial.

Imagen del articulo

Después de un arduo debate, la ley impositiva 2020 de la provincia de Buenos Aires ya cuenta con la aprobación de ambas cámaras provinciales. 

Desde el gobierno de la provincia de Buenos Aires indicaron que la ley dará “mayor progresividad a la estructura tributaria para evitar que el esfuerzo recaiga sobre los sectores más vulnerables, que son los principales afectados por la actual crisis que atraviesan el país y la provincia”.

La normativa plantea un alza promedio de 54,6% en los tributos, teniendo en cuenta la inflación del año estimada por consultoras privadas, aunque las alzas pueden llegar al 75%.

El punto de la polémica

Según la ley, el impuesto inmobiliario rural tendrá aumentos de entre 15 y 75%. Además, habrá exenciones para extensiones de tierra de hasta 100 hectáreas.

El 15% regirá para las propiedades rurales cuya tierra esté valuada en hasta 260.870 pesos. Se trata del valor fiscal, más bajo que el precio de mercado. Una segunda tanda de partidas de hasta $816.075 de valor fiscal sufrirá un 35% de aumento. Las propiedades de hasta 3 millones de pesos de valor fiscal tendrán un incremento del 55% y las de más de $3 millones y más de 2000 hectáreas de extensión tributarán 75% más.

Según estimaciones oficiales, la suba del 75% alcanzará a 211 propiedades, que son aquellas de mayor extensión y ese valor fiscal.

Esa “mayor progresividad” se traduce en distintas alícuotas para las propiedades que pagan el impuesto inmobiliario rural, el urbano y el urbano baldío. Las tres variantes de este impuesto patrimonial parten de aumentos del 15% para las propiedades de menor valuación fiscal y llegan al 75% (rural y urbano) e incluso a 90% (baldío) en el caso de las extensiones de tierra más grandes y de mayor valor.

La ley contempla una actualización de la valuación general inmobiliaria, con nuevos valores por metro cuadrado de superficie cubierta. Y una actualización del impuesto que va del 15% al 75%.

Se implementará una serie de exenciones a propiedades pequeñas de producción agropecuaria, en especial la tambera. Además, los contribuyentes del impuesto rural tendrán un descuento del 20% por el pago en una cuota.

Las modificaciones propuestas por el oficialismo a la propuesta original son:

1. Reducción del segmento que tendrá incremento por encima de la inflación a menos del 25% de las partidas, sosteniéndose la progresividad del impuesto.

2. Jubilados de haberes mínimos, beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo y las asociaciones civiles queden exceptuados del pago del Inmobiliario.

3. Se mantiene al 3,5% la alícuota de ingresos brutos a los servicios jurídicos, notariales, de contabilidad, auditoría y asesoría fiscal, de diseño especializado, actividades profesionales científicas y técnicas.

Por otra parte, se dispone la reducción de la alícuota, que será del 3,5% al 1,5%, en la producción de medicamentos.

4. Se reducen las alícuotas a venta en comercios minoristas de almacén, alimentos, kioscos.

5. Extensión de beneficios para pymes del sector agropecuario.

6. Exención del pago del impuesto automotor para transportes municipales.

7. Descentralización en los municipios del cobro de patentes modelos 2009.

8. Exención del pago de tasas e impuesto inmobiliario a asociaciones civiles (clubes de barrio, centros de jubilados, bomberos voluntarios).

9. Techo al incremento del impuesto automotor (patentes) que no podrá ser mayor a la inflación de 2019 (50%), ya que por la devaluación de 2019 el valor de los vehículos creció desmesuradamente.