La Provincia de Buenos Aires reglamenta el trabajo infantil en empresas de familia

Se establecen los requisitos para que el Ministerio de Trabajo Provincial autorice a trabajar a niños y niñas de entre 14 y 16 años, en empresas cuyo titular sea su padre, madre o tutor.

Imagen del articulo

Nuestro país, sin perjuicio de haber ratificado numerosos Convenios Internacionales que prohíben el trabajo infantil, admite que los empleadores puedan ocupar personas menores de 16 años en cualquier tipo de actividad, persiga o no fines de lucro; y si se trata de una empresa de familia, podrá ocuparse a menores de entre 14 y 16 años de edad (art. 189 bis de la LCT).

El Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires reglamentó ayer el trámite de  autorización para el trabajo de niños y niñas mayores 14 y menores 16 años en empresas de familia, mediante la resolución 251/2020. Estas autorizaciones se concederán con carácter restrictivo y solo cuando el titular de la empresa sea su padre, madre o tutor (y no se encuentre subordinado a otra empresa).

La solicitud de autorización la presentará el padre/madre o tutor, titular del establecimiento donde trabajará el niño o niña, por escrito y con 30 días hábiles de anticipación al inicio efectivo de las tareas, con carácter de Declaración Jurada; y deberá incluir tareas y horarios de trabajo, así como las características de la explotación en la que el niño o niña se vaya a desempeñar.

El trámite se iniciará ante la Delegación Regional de Trabajo y Empleo con competencia territorial en el lugar donde deban prestarse las tareas, debiendo acompañarse, junto con la solicitud, un certificado de aptitud física del niño o niña para la tarea a realizar; certificado de escolaridad; y póliza de seguro o certificado de cobertura.

Si las actividades laborales exceden los 30 días, los peticionantes deberán presentar mensualmente un certificado escolar que informe acerca de la asistencia regular y el rendimiento escolar. Cuando superen los 60 días se requerirá asimismo, con carácter bimestral, un certificado psicofísico que acredite la aptitud del niño o niña para continuar trabajando. La mera omisión en la presentación de dichos certificados, o el informe negativo que surja de los mismos, serán causal suficiente para revocar de inmediato la autorización otorgada.

La jornada laboral de las niñas y niños cuyo trabajo se autorice será diurna, (entre las 6 y 20 horas de un día), no podrá ser superior a 3 horas diarias o 15 semanales; y debe garantizarse que el niño o niña pueda asistir al establecimiento educativo y gozar de descanso semanal.

El trabajo de un niño o niña sin la correspondiente autorización, el incumplimiento de los alcances de la autorización otorgada, y/o el falseamiento u omisión de datos que posibiliten la violación de las normas relativas al trabajo infantil, configuran infracción muy grave, en los términos del artículo Pacto Federal del Trabajo, pudiendo sancionarse con la clausura del establecimiento del infractor.

 

Fuente: Erreius