Continúa la prohibición de despidos y suspensiones

Por segunda vez consecutiva, se prorroga la prohibición de despedir sin causa o suspender trabajadores, con lo cual se extenderá hasta fines de septiembre próximo.

Imagen del articulo

En el marco de la emergencia pública en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social establecida por la Ley  27541, su ampliación, y las medidas de “aislamiento social, preventivo y obligatorio” y de “distanciamiento social, preventivo y obligatorio”, se prorroga nuevamente la prohibición establecida por el Decreto 329/2020 de efectuar despidos sin justa causa y por las causales de falta o disminución de trabajo y fuerza mayor.

La prohibición, conforme lo dispuso el Poder Ejecutivo por Decreto 624/2020, publicado hoy en el Boletín Oficial, se extenderá por otros 60 días contados a partir del vencimiento del plazo anterior, establecido por el Decreto 487/2020, llegando a un total de 180 días desde su inicio, el 31 de marzo.

Nuevamente, se excluye de esta prohibición a aquellas suspensiones realizadas en los términos del artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo, cuando fueran compensadas al trabajador luego de ser  pactadas individual o colectivamente y homologadas por la autoridad de aplicación, y cuando en virtud de tales causales el trabajador no realice la prestación laboral a su cargo.

Los despidos y las suspensiones que se dispongan en violación a esta norma no producirán efecto alguno, manteniéndose vigentes las relaciones laborales existentes y sus condiciones actuales.

Entre los fundamentos de esta medida, se destaca la necesidad indispensable de continuar garantizando la conservación de los puestos de trabajo por un plazo razonable, en aras de preservar la paz social, y que ello solo será posible si se transita la emergencia con un Diálogo Social en todos los niveles y no con medidas unilaterales de distracto laboral, que no serán más que una forma de agravar los problemas que el aislamiento social, preventivo y obligatorio procura remediar.

Pese al claro carácter protectorio de esta prohibición, los sectores empresarios opinan que esta medida no debería sostenerse por un período tan extenso de tiempo, puesto que a la larga comenzará a afectar negativamente la capacidad de las empresas (en especial MiPyMEs) para afrontar los costos de mantenimiento de su personal, especialmente considerando  la situación de crisis, y ello redundará en un perjuicio incluso mayor para el trabajador.

Fuente Erreius