Una mujer tendrá licencia por maternidad aunque no fue la gestante

Una pareja de mujeres podrá gozar de la licencia de maternidad de 120 días. Una de ellas llevó adelante el embarazo y la otra realizó un tratamiento para amamantar a su hijo.

Imagen del articulo

La justicia porteña de primera instancia dispuso que los establecimientos educativos Instituto Nuevo Susini SRL y Asociación Cristiana de Jóvenes le reconozcan a la actora, M. C. M., la licencia prevista en el art. 70 ch) del Estatuto Docente de la CABA, de 120 días corridos desde el nacimiento del bebé. A ese plazo se le descontarán los diez
días que utilizó la profesora por la licencia oportunamente concedida, con percepción íntegra de los haberes.

La mujer había realizado un tratamiento para poder amamantar a su hijo y su pareja había realizado un tratamiento de fertilización asistida.

La demanda fue interpuesta con el objetivo de declarar inconstitucional el acto administrativo dictado por la Dirección General de Educación de Gestión Privada, el 11 de junio de 2018, el cual le niega la licencia por maternidad de 120 días.
El Juzgado N° 15 en lo Contencioso Administrativo y Tributario, en los autos caratulados “M. M. C. contra GCBA sobre Amparo”, sostuvo en el fallo la competencia del tribunal porteño, porque los dos colegios privados funcionan bajo la órbita de la Dirección General de Educación de Gestión Privada del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. El artículo 25 de la CCABA estipula que “las personas privadas y públicas no estatales que prestan servicio educativo se sujetan a las pautas generales establecidas por el Estado, que acredita, evalúa, regula y controla su gestión, de modo indelegable”.

Respecto al derecho a la salud, el magistrado expresó que era un bien fundamental, y que el derecho a la vida “es un valor implícito, toda vez que el ejercicio de los demás derechos que el ordenamiento jurídico reconoce en forma expresa requiere necesariamente de él y, por tanto, lo supone”. Dichos derechos están reconocidos en los tratados internacionales con rango constitucional. Además, algunos instrumentos internacionales protegen el vínculo familiar y, en particular, la maternidad y la lactancia.

También el juez sostuvo que “las nuevas realidades que se van planteando en la sociedad producen cambios a diario en el ámbito familiar, que en ocasiones no están alcanzados por la legislación, y en el caso en cuestión hay un vacío legal y normativo en referencia a la (co)maternidad”.

Otro fundamento utilizado fue la Constitución Nacional, la cual impone al Congreso Nacional dictar un régimen de seguridad social especial e integral que incluya la situación de la madre durante el tiempo de lactancia (cfr. art. 75, inc. 23, CN), “lo que demuestra una nítida preferencia del constituyente federal por otorgar el carácter de posición jurídica protegida a tal situación”.

A su vez, el art. 38 de la CCABA establece que la CABA incorpore “la perspectiva de género en el diseño y ejecución de sus políticas públicas”; además, debe crear un plan de igualdad entre varones y mujeres. El fin que tiene en miras es cambiar “los patrones socioculturales estereotipados con el objeto de eliminar prácticas basadas en el prejuicio de superioridad de cualquiera de los géneros”. También impulsa la promoción de que “las responsabilidades familiares sean compartidas”.

Lea el fallo completo aquí.

Fuente: Erreius