Se suman más países: ¿cómo funciona la semana laboral de 4 días en el mundo?

La reducción de la semana laboral se lleva debatiendo desde hace tiempo en Europa y cobró impulso durante la pandemia, con distintos programas piloto. Algunos no contemplan recortes salariales, sino el compromiso de mantener el mismo nivel de productividad que durante la semana de cinco días. Lee la nota para enterarte más.

Imagen del articulo

Miles de empleados de 70 empresas de Gran Bretaña comenzaron el lunes pasado a implementar una semana laboral de cuatro días, un programa piloto que les permitirá recibir el 100% de su salario trabajando el 80 por ciento del tiempo habitual.

En tanto, en España, Telefónica, compañía de telecomunicaciones multinacional, también ofrecerá a sus empleados la posibilidad de trabajar cuatro días a la semana, pero con recorte salarial.

En concreto, ofrece una disminución del sueldo del 12% a cambio de permitir trabajar de forma voluntaria cuatro días a la semana, o 32 horas, en lugar de las 37,5 horas actuales.

Este programa sigue esfuerzos similares en otros países, incluidos Islandia, Nueva Zelanda, Escocia y Estados Unidos, donde las empresas han adoptado una mayor flexibilidad en los horarios de trabajo a medida que más personas trabajan de forma remota.

La reducción de la semana laboral se lleva debatiendo desde hace tiempo en Europa y cobró impulso durante la pandemia, con distintos programas piloto. Algunos no contemplan recortes salariales, sino el compromiso de mantener el mismo nivel de productividad que durante la semana de cinco días.

 

La prueba en el Reino Unido

En el Reino Unido, la prueba de la semana laboral de cuatro días durará seis meses. Fue organizada por los grupos sin fines de lucro 4 Day Week Global y 4 Day Week UK y Autonomy, una organización que estudia el impacto del trabajo en el bienestar.

Investigadores de la Universidad de Cambridge, la Universidad de Oxford y el Boston College evaluarán su efecto sobre la calidad de vida y la productividad de las empresas, y anunciarán los resultados en 2023, dijeron los organizadores en un comunicado.

En este estudio estarán involucrados más de 3300 trabajadores de bancos, marketing, atención médica, servicios financieros, comercio minorista, hotelería y otras industrias.

Los datos se recopilarán a través de entrevistas y encuestas al personal, y a través de las mediciones que utiliza cada empresa para evaluar su productividad.

“Analizaremos cómo responden los empleados a tener un día libre adicional, en términos de estrés y agotamiento, satisfacción laboral y personal, salud, sueño, uso de energía, viajes y muchos otros aspectos de la vida”, dijo Juliet Schor, profesora de sociología del Boston College y la investigadora principal del proyecto.


Experimento en otros países

En Estados Unidos, algunas empresas permitieron a los empleados recortar su semana laboral, eliminando los viernes del calendario de trabajo, trabajando en turnos híbridos, aceptando recortes salariales por menos horas o estableciendo sus propios horarios.

En Nueva Zelanda, la empresa Unilever inició una prueba de semana laboral más corta en 2020. En Islandia, una prueba con una reducción del tiempo de trabajo semanal a 35 o 36 horas, que involucró a unos 2500 trabajadores del gobierno, se expandió durante la pandemia, con el 86 por ciento de todos los trabajadores islandeses que ahora tienen -o son elegibles para- horarios más cortos.

Por su parte, Islandia arrancó sus ensayos de la jornada laboral de cuatro días en el 2015 y los extendió hasta el 2019, según la cadena británica BBC. El piloto, que contó con 2.500 trabajadores en 100 lugares de trabajo, se adelantó en el ayuntamiento de Reykjavik, capital del país, y en algunas instancias del gobierno nacional.

Según el medio citado, quienes participaron en el piloto pasaron de trabajar 40 horas a 35 o 36 horas a la semana. Además de reducir sus niveles de estrés y de disminuir los riesgos de sufrir el síndrome de agotamiento, los empleados encontraron un mayor balance entre su vida laboral y personal.

La mayoría de los esfuerzos se están realizando en el sector privado, pero los gobiernos de Escocia y España han anunciado apoyo, incluidos subsidios, para semanas laborales de cuatro días. Las empresas de Irlanda y Australia comenzarán las pruebas el 1° de agosto, y en octubre comenzarán dos pruebas más en los Estados Unidos y Canadá.

Portugal invitó la semana pasada a las empresas a participar voluntariamente en un piloto sobre la jornada laboral de cuatro días. Bélgica podría implementarlas en el corto plazo.

 

Proyectos para reducir la jornada laboral en Argentina

Argentina es uno de los países de la región con mayor carga horaria laboral: 48 horas semanales. En base a la Ley 11.544, el trabajo "no podrá exceder de ocho horas diarias o cuarenta y ocho horas semanales para toda persona ocupada por cuenta ajena en explotaciones públicas o privadas".

En búsqueda de reducir la jornada de trabajo, los diputados del Frente de Todos Claudia Ormaechea y Hugo Yasky presentaron en 2020 dos proyectos que difieren en algunos puntos, pero que -en el fondo- buscan lo mismo.

La iniciativa de Ormaechea propone reducir la jornada a "seis horas diarias o treinta y seis semanales" en el ámbito público y privado.

Luego señala que “la limitación establecida por esta ley es máxima y no impide una duración del trabajo menor de 6 horas diarias o 36 semanales para las explotaciones señaladas”.

En tanto, el proyecto de Yasky propone que “la duración del trabajo no podrá exceder de ocho horas diarias o cuarenta horas semanales para toda persona ocupada por cuenta ajena en explotaciones públicas o privadas, aunque no persigan fines de lucro”.

Como pasaron dos años sin tratamiento, los proyectos perdieron estado parlamentario, pero aún ambos legisladores tienen mandato vigente, por lo que es altamente probable que vuelvan a presentarlos.

También te puede interesar: "Bélgica avanza con cambios para flexibilizar la jornada laboral: ¿Qué sucede con los proyectos en la Argentina?"

¡No te olvides de suscribirte a nuestro canal de YouTube!

 

Fuente: Erreius