Vacaciones: días de descanso, retribuciones y plazo de otorgamiento

La Ley de Contrato de Trabajo (LCT) fija un descanso obligatorio anual para todos los empleados en relación de dependencia.

Imagen del articulo

La Ley de Contrato de Trabajo (LCT) fija un descanso obligatorio anual para todos los dependientes. Consiste en una licencia remunerada cuya extensión se calcula en base a la antigüedad del trabajador en ese empleador que, de no gozarse, no puede ser sustituida por dinero ya que su fin es higiénico.

 

Cantidad de días

Según lo que indica en el artículo 150, toda persona que haya trabajado más de un año para una empleadora podrá tomarse la siguiente cantidad de días remunerados:

  • 14 días corridos cuando la antigüedad no sea mayor a cinco años.

  • 21 días corridos cuando la antigüedad es mayor de cinco años y menor de diez años.

  • 28 días corridos cuando la antigüedad es mayor de diez años y menor de veinte años.

  • 35 días corridos cuando la antigüedad es mayor de veinte 20 años.

Hay que tener en cuenta que días corridos se refiere también a sábados, domingos y feriados. Para poder gozar de esos 14 días, deberá haber trabajado en la compañía al menos seis meses, al día 31 de diciembre.

Si el período es menor, la persona podrá gozar de un día de descanso por cada veinte días efectivamente trabajados (se considera a estos no sólo a los que se concurrió a la empresa, sino que también se incluyen los que se tenga por alguna licencia médica o maternidad, por ejemplo).

Los convenios colectivos de trabajo que regulan las diferentes actividades pueden prever una mayor cantidad de días de vacaciones.

 

Período

El empleador es quien dispone de la facultad de otorgar las vacaciones a sus dependientes en función de la facultad de organización que le confiere la LCT, con las siguientes limitaciones:

- El período en el que deben otorgarse las licencias anuales debe circunscribirse entre el 1 de octubre y el 30 de abril del año siguiente.

- El empleador deberá notificar al trabajador la fecha en la que comienzan sus vacaciones con una antelación no menor de 45 días.

Excepcionalmente, las vacaciones podrán gozarse fuera del período mencionado en las siguientes situaciones:

- cuando la Autoridad de Aplicación, en forma debidamente fundada, así lo requiera, según la actividad de que se trate, o

- cuando se acumule a la licencia por matrimonio, o

- cuando el empleador no haya otorgado las vacaciones en el plazo debido, en cuyo caso la normativa autoriza al trabajador a tomarlas por sí, de modo que concluyan antes del 31 de mayo.

Obviamente, el trabajador puede proponerle una fecha al empleador, y este analizará si las otorga, en función de las necesidades operativas de la empresa.

Además, puede suceder que un matrimonio trabaje a las órdenes de un mismo empleador. En este caso, se deberán otorgar en forma conjunta y simultánea a los dos trabajadores, siempre que no afecte notoriamente el normal desenvolvimiento de la empresa. De todas maneras, los dependientes que integren el matrimonio pueden pedir gozarlas en épocas distintas.

 

Pago de las vacaciones

Con el fin de que el trabajador disponga del dinero para el uso y goce de sus vacaciones, el empleador se encuentra obligado a abonar el importe que devengarán las vacaciones del trabajador antes de que estas comiencen.

Hay que tener en cuenta que el sueldo se liquida a mes vencido y las vacaciones, por adelantado. Esto significa que al mes siguiente se descontarán del haber mensual. Esto implicará que habrá un mes en que el trabajador cobrará bastante menos de lo habitual. Por ese motivo, hay empleados que solicitan solo el pago del plus vacacional y no el adelanto del período de vacaciones completo.

 

Qué rubros se toman en cuenta para calcular la retribución y el plus vacacional

La retribución se calcula sobre la base de la retribución normal y habitual del trabajador, es decir, aquella que hubiera devengado durante la licencia, aunque su cálculo varía si la remuneración del trabajador es mensual, jornalizada o variable.

En la base de cálculo se incluye todo lo que este perciba por trabajos ordinarios o extraordinarios, bonificación por antigüedad u otras remuneraciones.

En el caso de los trabajadores mensualizados, la retribución por vacaciones se obtiene de dividir por 25 el importe del sueldo mensual que perciba el dependiente al tiempo del otorgamiento de su licencia y multiplicar el resultado por la cantidad de días a gozar.

Para abonar los restantes días del mes que no integra el período de vacaciones, se tomará la misma base de cálculo y se dividirá por el número de días que tenga el mes. El resultado o cociente debe ser multiplicado por el número de días corridos no comprendidos en el período vacacional.

 

Trabajadores con remuneración no mensualizada

Para el trabajador remunerado por hora o por día percibirá por cada día de vacaciones lo que percibiría de manera habitual en la jornada anterior a la fecha en la que comience el goce del descanso.

Si el trabajador presta servicios habitualmente más de 8 horas diarias, pero no excede las 9, se abonará según la jornada real. Si en algún caso circunstancial la jornada tomada en consideración es inferior a la habitual, la remuneración se calculará sobre la base de la jornada habitual del trabajador.

Para los trabajadores con remuneración variable, la base de cálculo se obtendrá al realizar un promedio de las remuneraciones devengadas de los últimos 12 meses o, a opción del trabajador, de los últimos 6 meses, tomando lo más beneficioso para este.

 

Plazos y períodos de otorgamiento de las vacaciones

La LCT fija los plazos máximos que el trabajador tendrá derecho a gozar en concepto de vacaciones de acuerdo con su antigüedad:

Trabajadores menores: gozarán, sin excepción, de un período de al menos de 15 días corridos, en las condiciones previstas para los trabajadores mayores.

Trabajadores a tiempo parcial: Corresponderá la misma cantidad de días, en función de su antigüedad, que en el caso de los trabajadores que laboran a jornada completa.

 

 

Fuente: Erreius