Derogan el Protocolo sobre la Interrupción Legal del Embarazo

Se oficializó hoy por Decreto del PE la anulación del protocolo de actuación para casos de interrupción legal del embarazo que firmó el Secretario de Salud de la Nación.

Imagen del articulo

Se deroga la resolución (SGS) 3158/2019, por la cual se había aprobado el "Protocolo para la Atención Integral de las Personas con Derecho a la Interrupción Legal del Embarazo”. La derogación se realiza por haber sido emitida por la Secretaría de Gobierno de Salud sin consultar la opinión de sus superiores jerárquicos, máxime teniendo en particular consideración la relevancia e implicancias de las cuestiones en ella reguladas.

Asimismo, diversos organismos estatales se han expedido, manifestando no haber participado en el proceso de formulación de la norma, aun entendiendo que el Protocolo hace referencia a cuestiones bajo sus respectivas competencias, entre los cuales se encuentran el Consejo Federal de Niñez, Adolescencia y Familia, la Agencia Nacional de Discapacidad y el Instituto Nacional de las Mujeres. En consecuencia, dado que inobservancia de los trámites y formalidades que deben cumplirse antes de emitir la voluntad administrativa, vicia dicha voluntad, debe dejarse sin efecto a la mentada resolución.

De acuerdo a los considerandos de la norma derogada, se dictó para establecer una “metodología de trabajo rigurosa y uniforme para el ámbito nacional” y destacaba que el documento “apunta principalmente a la no judicialización de los casos, a la protección de los derechos de la mujer, particularmente en adolescentes y en casos de abusos en menores en línea con los cambios que ocurrieron en el Código Civil”.

En concreto, establecía que todas las personas con capacidad de gestar tendrían derecho de acceder a la interrupción legal del embarazo cuando este se encuadrara en alguna de las causales establecidas en el Código Penal.

Y entre otras cosas, indicaba que entre los 13 y los 16 años las adolescentes podrían dar su consentimiento para la realización de esta práctica autónomamente cuando esta no implicase un riesgo grave para su salud o su vida.

Accedé al Decreto 785/2019

Fuente Erreius