PASO, padrón electoral e identidad de género

Se ordenó la modificación de manera manual del padrón electoral a fin de que se registrara correctamente a una persona de género no binario.

Imagen del articulo

La Secretaría Electoral del Juzgado Criminal y Correccional Federal de La Plata Nº 1 a cargo del Dr. Alejo Ramos Padilla ordenó la modificación manual en las hojas correspondientes al padrón electoral para que se registrara a una persona de identidad no binaria con los mismos datos que obran en su Documento Nacional de Identidad de conformidad con las previsiones de la ley Nº 26.743 y el decreto presidencial Nº 476/2021.

Además, ordenó que se arbitrasen todas las medidas necesarias para garantizar que los datos personales se encontraran consignados en los padrones impresos correspondientes a las Elecciones Generales que se celebrarán el día 14 de noviembre de 2021

En el caso “JUZGADO FEDERAL CON COMPETENCIA ELECTORAL DISTRITO BUENOS AIRES s/INCIDENTE” Expte. Nº 3866/21”, personal de la Cámara Nacional Electoral envió un correo electrónico al Juzgado Criminal y Correccional Federal de La Plata Nº 1 con competencia electoral referido a los casos de personas que conforme lo informado por el Registro Nacional de las Personas, se encontraban registradas con género no binario, en los términos de lo dispuesto por el decreto 476/2021.

En ese sentido en el Subregistro de Electores de la Provincia de Buenos Aires se encontraba inscripta una persona de género no binario cuyos datos registrales con el cambio de género fueron modificados en el Sistema de Gestión Electoral (SGE) el 19 de agosto de 2021 y podían visualizarse correctamente en la consulta web de los lugares de votación. Sin embargo, surgía de dicho informe que la impresión del padrón definitivo se había llevado a cabo el día 29 de julio, por lo que dicha modificación no se pudo reflejar en el padrón destinado a su mesa de votación correspondiente a las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias.

El Juzgado Criminal y Correccional Federal de La Plata Nº 1 con competencia electoral ordenó que la modificación se efectué de manera manual en las hojas correspondientes al padrón electoral a fin de que se registrara a la persona con los mismos datos que obran en su Documento Nacional de Identidad, conforme a las previsiones de la ley Nº 26.743 y el decreto presidencial Nº 476/2021.

Además, ordenó que se arbitrasen todas las medidas necesarias para garantizar que los datos personales se encontraran consignados en los padrones impresos correspondientes a las Elecciones Generales que se celebrarán el día 14 de noviembre de 2021.

Para resolver de esta manera el Dr. Ramos Padilla consideró que cabía destacar que el art. 1 de la Ley 26.743 establece que `toda persona tiene derecho: (...) c) A ser tratada de acuerdo con su identidad de género y, en particular, a ser identificada de ese modo en los instrumentos que acreditan su identidad respecto de el/los nombre/s de pila, imagen y sexo con los que allí es registrada´.

Por su parte, el art. 12 de dicha norma establece que `Deberá respetarse la identidad de género adoptada por las personas, en especial por niñas, niños y adolescentes, que utilicen un nombre de pila distinto al consignado en su documento nacional de identidad. A su solo requerimiento, el nombre de pila adoptado deberá ser utilizado para la citación, registro, legajo, llamado y cualquier otra gestión o servicio, tanto en los ámbitos públicos como privados. (...) En aquellas circunstancias en que la persona deba ser nombrada en público deberá utilizarse únicamente el nombre de pila de elección que respete la identidad de género adoptada´.

En ese sentido el magistrado excluyó que el Decreto presidencial nro. 476/2021, publicado el día 21 de julio del corriente, estableció `que las nomenclaturas a utilizarse en los Documentos Nacionales de Identidad y en los Pasaportes Ordinarios para argentinos en el campo referido al `sexo´ podrán ser `F´ –Femenino–, `M´ –Masculino– o `X´.

Entonces, si bien la entrada en vigencia de la norma aludida ocurrió casi simultáneamente al cierre del padrón definitivo –lo que impidió su adaptación registral–, resultaba un deber del Estado y sus funcionarios arbitrar los medios necesarios para respetar el derecho al reconocimiento de la identidad de género de las personas, y garantizar que éstas sean correctamente registradas en los instrumentos que las identifican; en este caso, en el padrón electoral.

 

Fallo reciente

En un reciente fallo, la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil revocó la sentencia de primera instancia y rectificó el nombre y género utilizados por el magistrado de la anterior instancia en el sentido que el nombre debía leerse por las iniciales L.A.C. y el sexo allí consignado debía tenerse como testado (arg. artículo 35 del Código Procesal).

Pero además, hizo lugar al pedido de autorización solicitada y disponer la modificación de nombre y género en la partida de nacimiento y ordenó al Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas a que expida una nueva.

En el caso C., A. E. y otro s/autorización una persona nacida en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires había sido inscripta en el Registro Nacional de las Personas con un nombre de mujer y sexo femenino. Sin embargo, a lo largo de su vida se autopercibió con el sexo masculino de forma libre y sostenida.

En 2020, durante su adolescencia, solicitó a sus progenitores una autorización para iniciar la modificación registral de su partida de nacimiento de acuerdo con su identidad de género. Sin embargo, su progenitor expresó que no lo acompañaría ni daría su consentimiento porque la religión que profesaba no se lo permitía.

Ante esta situación, la persona se presentó en la justicia con el acompañamiento de su progenitora y requirió que se le concediera la autorización por vía judicial en los términos del artículo 5º de la ley Nº 26.743 (Ley de Identidad de Género). Pero, previo a resolver, el juez citó a una audiencia al progenitor.

En esa oportunidad, el hombre prestó su consentimiento. Por este motivo, el juzgado consideró que el pronunciamiento judicial había devenido innecesario y declaró abstracta la presentación. En ese sentido, sostuvo que los progenitores debían concurrir al registro civil a concretar el cambio de género solicitado. Contra esa decisión, la persona solicitante y la defensora de menores interpusieron un recurso de apelación.

A la hora de fallar, los magistrados de la Sala I entendieron que el artículo 5 de la ley Nº 26.743 se encarga de lo concerniente a las personas menores de 18 años y fija que la solicitud del trámite a que refiere el artículo 4º deberá ser efectuada a través de sus representantes legales y con expresa conformidad del menor, teniendo en cuenta los principios de capacidad progresiva e interés superior del niño/a de acuerdo con lo estipulado en la Convención sobre los Derechos del Niño y en la Ley 26.061 de protección integral de los derechos de niñas, niños y adolescentes. Asimismo, la persona menor de edad deberá contar con la asistencia del abogado del niño prevista en el artículo 27 de la ley 26.061.

En la misma línea entendieron que la norma estipula que cuando por cualquier causa se niegue o sea imposible obtener el consentimiento de alguno/a de los/as representantes legales del menor de edad, se podrá recurrir a la vía sumarísima para que los/as jueces/zas correspondientes resuelvan, teniendo en cuenta los principios de capacidad progresiva e interés superior del niño/a de acuerdo con lo estipulado en la Convención sobre los Derechos del Niño y en la ley 26.061 de protección integral de los derechos de niñas, niños y adolescentes.

Finalmente, los jueces entendieron que la adolescencia debe entenderse como un complejo proceso de maduración personal, como una etapa en busca de madurez. Pero la inmadurez del/la adolescente es distinta a la del niño/a o el/la adulto/a: mientras que la del/la niño/a es la de la persona que sin valerse a sí misma no percibe esa situación como problemática, la inmadurez del/la adolescente es la de quien no sabiendo valerse por sí mismo/a experimente el deseo de hacerlo y, al intentar conseguirlo, pone en marcha capacidades nuevas, en un proceso cuyas peculiaridades hacen difícil establecer su duración…”.

  • ¿QUERÉS SABER MÁS? TE INVITAMOS A VER EL VIDEO EXPLICATIVO DEL DR. AGUSTÍN COLQUE SOBRE EL DECRETO 476/2021:

·        

 Fuente: Erreius