La Corte Internacional de Justicia ordena a Rusia detener inmediatamente la ofensiva sobre Ucrania

En aplicación de las medidas cautelares que habían solicitado las autoridades ucranianas, el Tribunal ordenó que Rusia garantice que cualquier persona u organización bajo su control deje de realizar acciones militares.

Imagen del articulo

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) ordenó a Rusia detener inmediatamente la ofensiva sobre Ucrania. Se trata del máximo órgano judicial de la ONU, encargado de resolver disputas entre estados.

El Gobierno de Volodimir Zelenski denunció a Rusia ante la CIJ tres días después del inicio de la invasión del 24 de febrero. "Rusia debe rendir cuentas por manipular la noción de genocidio para justificar la agresión", afirmó entonces el presidente ucraniano. Y acusó a Moscú de violar la Convención para la Prevención y la Sanción del Genocidio (1948), ratificada por ambos países.

Las autoridades ucranianas solicitaban por tanto la adopción de medidas cautelares "para evitar perjuicios irreparables a los derechos de Ucrania y su pueblo y evitar agravar la disputa entre las partes", una petición que la CIJ ha atendido emplazando a Moscú a poner fin a la ofensiva.

La CIJ ha explicado que se trata de "medidas provisionales", es decir, que seguirá estudiando el caso en profundidad antes de emitir una posible condena, pero sí ha planteado que Rusia debe poner fin a sus operaciones. El mensaje se hace extensivo también a todos aquellos grupos afines, "dirigidos o apoyados" desde Moscú, en una alusión a los rebeldes separatistas que operan en el este de Ucrania. 

Qué dice la sentencia

En el fallo de hoy, la Corte declara que tiene jurisdicción prima facie para emitir medidas cautelares y desestima la objeción de Rusia al respecto.

Asimismo, considera que se cumple el requisito de urgencia por los daños personales y materiales ocasionados por las acciones militares.

Además, la Corte señala que Rusia no ha acreditado que exista un genocidio en Ucrania y que la Convención contra el Genocidio no la faculta a intervenir militarmente, concluyendo que el derecho invocado por Ucrania a no ser objeto de acciones militares por parte de Rusia debe ser atendido.

Según la especialista Natalia Volosin, Doctora en Derecho por la Universidad de Yale, "la Corte solo puede resolver un caso si ambos Estados reconocieron expresamente su jurisdicción. Esto puede ocurrir de tres maneras: por un acuerdo específico entre los dos países para un conflicto puntual (no ocurrió); por una aceptación genérica de la jurisdicción del tribunal para actuar en todas las disputas (ni Rusia ni Ucrania están entre los 73 países que la hicieron); o por ser ambos partes de un tratado internacional que le da ese poder a la CIJ. Por eso Ucrania basa su pedido de intervención en la Convención de Genocidio de 1948: porque en su artículo IX le da jurisdicción a la CIJ para resolver disputas sobre su interpretación, aplicación y cumplimiento, y ambos la firmaron y ratificaron."

 

 

¡Seguinos en Instagram!

Fuente: Erreius