Charlas con directores: Consideraciones en torno al Código Procesal Penal acusatorio

En esta séptima reunión, parte del tercer ciclo de charlas en materia jurídica exclusivo de Erreius, los Dres. Mariano H. Borinsky, director de la publicación Temas de Derecho Penal y Procesal Penal, y Mariana Catalano, como invitada especial, ofrecieron un análisis detallado sobre la aplicación del Código Procesal Penal acusatorio. Accedé al video completo y anotate a la próxima charla.

Imagen del articulo

A través de este nuevo encuentro virtual, «Consideraciones en torno al Código Procesal Penal acusatorio», los Dres. Borinsky y  Catalano ofrecieron a los asistentes un análisis detallado sobre las novedades y fortalezas del Código Procesal Penal que introduce el sistema acusatorio.

El Dr. Borinsky inició expresando "No obstante la pandemia y todas las dificultades que le genera a la sociedad también hay modificaciones de tipo político criminal que es importante que las analicemos en este espacio". Así, sostuvo que en este marco es importante tratar de acercar la justicia a la sociedad y que "lo haga con trasparencia, que acompañe a la víctima, que abandone modelos estructurados y estereotipados y que el núcleo tenga que ver con una justicia que sea más eficiente, accesible y humana".

En el marco de la organización de la justicia federal, explicó el Dr. Borinsky, cada provincia tiene su ordenamiento procesal federal y ordenamiento procesal provincial. Así, señaló que al hablar de ordenamiento procesal, debemos hablar sobre el derecho procesal penal lo cual tiene que ver con dos aspectos: la organización de la justicia y el procedimiento aplicable para poder concretar la ley penal.

En este sentido, afirmó que de nada de nos sirve hablar de un código penal que tipifique determinadas conductas, si no tenemos establecido un procedimiento adecuado. Así, indicó que es necesario un Código Procesal ágil y aquí es donde entra a jugar el código acusatorio o adversarial.

Algunas provincias ya están aplicando el sistema acusatorio. Sin embargo, afirmó el Dr. Borinsky, en los delitos federales este sistema solamente se está aplicando en dos provincias: Salta y Jujuy. Por lo que el objetivo es que pueda progresivamente aplicarse en el resto de las provincias hasta llegar a todo el país.

Según sostuvo, la idea central de este código acusatorio es desformalizar el proceso, hacerlo más dinámico, con intervención de todas las partes y con un papel fundamental que va a tener el fiscal y la víctima, que eventualmente podrá constituirse en parte querellante.

Asimismo, este sistema está vigente y aprobado hace más de 5 años y se aplica hace 2 en Salta y Jujuy. Por su parte, por vía de impugnación se está aplicando también para las revisiones en la Cámara Federal de Casación Penal.

El fin del proceso penal acusatorio es la aplicación de la ley penal en tiempo oportuno y puede por la positiva o negativa, es decir puede ser por la aplicación de una condena o de una absolución. Así, el fin es terminar el proceso, poder aplicar la ley penal y reestablecer la paz social. Lo que apunta el nuevo proceso es dar solución a un determinado conflicto y es por ello que, ese conflicto, habilita la mediación y soluciones alternativas para resolverlos, resultando un eje central del nuevo código.

Por su parte, la Dra. Catalano, analizó el Código Procesal Penal acusatorio desde el punto de vista práctico. Así, sostuvo que la oralidad verdaderamente desformaliza el proceso, ya que la expresión de la partes es más llana, y gana en eficacia y en que se despoje al proceso de aquellas cuestiones que lo incidentan.

Además, contó que la celeridad va acompañada de plazos muy concretos que son perentorios pero que su vencimiento no produce la caducidad de instancia. No obstante, aclaró que son plazos son muy exiguos y que la experiencia en Salta y Jujuy demuestra que en estos dos años de carrera del sistema acusatorio no han tenido vencimientos de plazos.

Con respecto a la separación de funciones aseguró que otorga imparcialidad al proceso. Esto quiere decir que con el sistema acusatorio propuesto, el juez solamente juzga y el que lleva la investigación de principio a fin es el fiscal. Así, sostuvo que esta diferenciación de funciones refuerza la independencia porque juzga un juez que no investigo previamente y, además, dota de eficacia el sistema ya que es el fiscal mismo el que investiga y luego acusa.

Adicionalmente, señaló que la víctima gana un protagonismo sustancial, no solamente con lo que es estar anoticiada y hacer planteos de lo que ocurre en la causa sino con llevar a cabo una acusación alternativa y autónoma.

También se refirió a la división de la actividad jurisdiccional de la administrativa. Aquí expresó que esta delimitación de tareas dota de eficacia al sistema procesal. Esto se obtiene a través de la Oficina Judicial que se encarga de la agenda de audiencias y de trámites administrativos que ya no están más a cargo del juez.

Por último, aseguró que las estadísticas en Salta y Jujuy demuestran que el 80% de las causas se descomprime con las salidas alternativas, es decir con la posibilidad de conciliar y acordar procesos abreviados, y, de esta manera, solo se llega a juicio en caso de delitos graves o en aquellos en que las partes no se ponen de acuerdo.

¿TE LO PERDISTE? MIRALO AHORA

¿QUERES VER LAS CHARLAS ANTERIORES?

Si te perdiste alguna de las “Charlas con directores”, podes ingresar a ver las que sean de tu interés.

CONOCÉ NUESTRA PUBLICACIÓN ESPECIALIZADA

Este y otros temas penales se encuentran reunidos en Temas de Derecho Penal y Procesal Penal, una publicación mensual dirigida por el Dr. Mariano H. Borinsky y Daniel Schurjin Almenar, que brinda información útil y actualizada para un contexto en pleno cambio que atraviesa modificaciones de fondo y de forma en materia penal y procesal penal.