El Senado dio media sanción al Proyecto que modifica el CCyCo. de la Nación sobre acción de reducción en donaciones a herederos forzosos

La iniciativa fue aprobada por unanimidad. La medida permitiría incorporar al mercado inmobiliario muchas propiedades con "títulos imperfectos”. Se pretende modificar los artículos 2386, 2457, 2458 y 2459 del Código Civil y Comercial de la Nación

Imagen del articulo

El pasado jueves 15 de octubre, la Cámara Alta aprobó por unanimidad el Proyecto que modifica el Código Civil y Comercial de la Nación sobre acción de reducción en donaciones a herederos forzosos. El mismo deberá avanzar ahora en la Cámara de Diputados.

El senador por Misiones, Humberto Schiavoni, destacó que la medida "daba certidumbre a los beneficiarios" y que "era un reclamo de larga data de quienes participan del mercado inmobiliario".

La iniciativa busca la protección de los terceros subadquirentes de bienes de carácter registrables que sean de buena fe y a título oneroso, teniendo como antecedente la adquisición de un bien mediante un contrato de donación, que no puede constituirse en un contrato al que el ciudadano común deje de recurrir y deba obtener el fin deseado disfrazando con un ropaje oneroso su ánimo de liberalidad. Son aquellos denominados títulos imperfectos.

La nueva redacción del artículo 2386 -donaciones inoficiosas- establece que “La donación hecha a un descendiente o al cónyuge cuyo valor excede la suma de la porción disponible más la porción legítima del donatario, aunque haya dispensa de colación o mejora, está sujeta a colación, debiendo compensarse la diferencia en dinero.”.

Es decir, ante el supuesto de la donación que exceda la porción disponible más la porción legítima del donatario se sujetará a la acción de colación y no a la acción de reducción.

El fundamento del cambio se debe a que la colación es el derecho que tienen los descendientes y el cónyuge del causante para exigir que otro legitimario que ha recibido un bien por un acto a título gratuito de aquel traiga a la masa de partición el valor de dicho bien, a menos que se lo hubiere dispensado expresamente al hacerlo. Esto se debe a que el derecho de los herederos legitimarios se garantiza en nuestro ordenamiento jurídico por la intangibilidad de su porción, teniendo como principio general que la libertad de testar no puede ir más allá de la porción disponible, comprendiendo a su vez dicha protección legal a la imposibilidad de las enajenaciones a herederos forzosos.

El proyecto establece que deberá compensarse la diferencia “en dinero”, a diferencia del actual que establece que la reducción se verá sujeta “al valor del exceso” de la donación inoficiosa.

La redacción propuesta para el artículo 2457 -derechos reales constituidos por el donatario- prevé que la reducción determinada por la vía judicial no afectará la validez de los derechos reales sobre los bienes registrables constituidos o transmitidos por el donatario a favor de terceros de buena fe y a título oneroso.

La acción de reducción, a diferencia de la colación, es el derecho que tiene un legitimario para atacar las instituciones como herederos de cuota y los legados hechos por el causante en su testamento o las donaciones hechas en vida por el mismo, en la medida que excedan de la porción disponible.

La reducción extingue con relación al legitimario los derechos reales constituidos por el donatario o por sus sucesores. Sin embargo, la reducción declarada por los jueces no afectará la validez de los derechos reales sobre bienes registrables constituidos o transmitidos por el donatario a favor de terceros de buena fe y a título oneroso.

Con la redacción propuesta para el artículo 2458 -acción reipersecutoria-, “Salvo lo dispuesto en el artículo anterior, el legitimario puede perseguir contra terceros adquirentes los bienes registrables. El donatario y el subadquirente demandado, en su caso, pueden desinteresar al legitimario satisfaciendo en dinero el perjuicio a la cuota legítima.”.

El legitimario podrá perseguir contra terceros adquirentes los bienes registrables (…), en concordancia con la regla general del artículo 392 -efectos respecto de terceros en cosas registrables- del CCCN, el cual refiere a esta situación cuando expresa que “todos los derechos reales o personales transmitidos a terceros sobre un inmueble o mueble registrable, por una persona que ha resultado adquirente en virtud de un acto nulo, quedan sin ningún valor y pueden ser reclamados directamente del tercero, excepto contra el subadquirente de derechos reales o personales de buena fe y a título oneroso. Los subadquirentes no pueden ampararse en su buena fe y título oneroso si el acto se ha realizado sin intervención del titular del derecho.

El nuevo artículo 2459 -“Prescripción adquisitiva”- determina que “en cualquier caso, la acción de reducción no procede contra el donatario ni contra el subadquirente que han poseído la cosa donada durante diez años computados desde la adquisición de la posesión. Se aplica el artículo 1901. No obstará la buena fe del poseedor el conocimiento de la existencia de la donación”.

El conocimiento de existencia de la donación por parte del tercero poseedor de buena fe del bien donado no quita la presunción de la buena fe que tiene en su favor. La aclaración en la parte final del artículo forma parte de la protección que promueve el proyecto, porque si bien el tercero puede tener conocimiento del acto jurídico originario (la donación) de la persona que le transmitió el bien, no necesariamente eso implica que pueda haber conocido respecto a la afectación de la legítima de un heredero forzoso.

El proyecto deberás ser tratado en Diputados próximamente.

Ponemos a disposición el texto del proyecto.

 

Fuente: Erreius