JURISPRUDENCIA

 

 

 

Ver correlaciones

Buenos Aires, 1ro. de noviembre de 2021.-

VISTO:

Este expediente Nº 47140/2021 del registro del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 12, que integro unipersonalmente, seguida a H. A. P. G. (titular de la cédula peruana ..., peruano, nacido el día 3 de julio de 1975 en Lima, Perú, hijo de J. P. y Y. G., actualmente alojado en la Comisaría Vecinal 12-B de la PCBA, identificado con el legajo serie ... de la PFA); y A. A. O. G. (titular de la cédula peruana ..., peruano, nacido el día 4 de enero de 1984, hijo de O. A. y E. G., actualmente alojado en la Comisaría Vecinal 6-A PCBA, identificado con legajo serie ... de la PFA), de cuyo estudio;

RESULTA:

Que el auxiliar fiscal Martín Ordoñez Correa, con la conformidad de los acusados P. G. y O. G. -ambos, bajo la asistencia de su letrado defensor, Dr. Pablo Abdón Torres Barthe- presentó un acuerdo en el que solicitó que se imprimiera a este proceso el trámite abreviado que prevé el CPPN en su artículo 431 bis, para lo cual, a través de videoconferencia y previamente asesorados por su representante legal, los justiciables prestaron conformidad con proceder de esta forma y reconocieron, así, su participación en el hecho por el que fueron acusados, descripto en el requerimiento de remisión de la causa a juicio, que fue agregado de manera digital al expediente.

En esta coyuntura, el Dr. Ordoñez Correa pidió que se impusiera a H. A. P. G. la pena de seis meses de prisión en suspenso y costas; y que, por el término de dos años, el nombrado fije domicilio y se someta a la supervisión de la Dirección de Control y Asistencia de Ejecución Penal.

Por otro lado, peticionó que a A. A. O. G. se le imponga la pena de seis meses de prisión de efectivo cumplimiento y costas, declarándoselo reincidente, en virtud de la pena de cuatro años de prisión, accesorias legales y costas que el TOCF N° 2 pronunció por sentencia firme del día 31 de agosto de 2018, que venció en fecha 14 de agosto de 2020.

Durante la audiencia de conocimiento personal que exige el artículo 41 del CP -realizada mediante videoconferencia- H. A. P. G. y A. A. O. G. ratificaron que conocen los alcances del pacto, las consecuencias jurídicas que la presentación apareja y ello me sitúa en posición de resolver este proceso.

Finalmente, en función de la caducidad prevista por el artículo 353 sexies del CPPN, cabe relevar que ha cambiado la identidad del abogado defensor y que, con ello, pudo hacerlo la estrategia; y que, al fin y al cabo, el método pactado traerá aparejado que el expediente se resuelva de manera rápida y sencilla, tal como lo pretende el procedimiento de flagrancia y -fundamentalmente- sin agravio alguno para las partes.

Y CONSIDERANDO:

EL HECHO ACONTECIDO

En el dictamen adonde requirió remitir a juicio el legajo, el auxiliar fiscal actuante en la anterior etapa le imputó a los encausados el haberse intentado apoderar ilegítimamente, sin fuerza en las cosas ni violencia en las personas, de los objetos que se hallasen en el interior del vehículo de la marca “Chevrolet”, modelo “Tracker Premier”, dominio ... -entre ellos, un teléfono celular de la marca “LG”, de color gris sin chip y con una funda de color marrón-; todo ello, propiedad de L. F. F.

El suceso se desarrolló aproximadamente a las 12.20 horas del día 21 de octubre de 2021, en la Avenida Rivadavia ... de esta ciudad; ocasión en que la víctima estacionó el vehículo y, cuando se disponía a cerrar sus puertas, las personas acusadas -a pocos metros de él- le impidieron su cometido, valiéndose para ello de un dispositivo inhibidor de señal, marca “Baofeng”.

LA VALORACIÓN DE LA PRUEBA

Lo antedicho encuentra respaldo probatorio en diversas constancias que han sido incorporadas al sumario, que permiten acreditar lo ocurrido y fundamentar la responsabilidad de las personas procesadas.

Al efecto, primeramente cuento con la declaración del oficial mayor Pablo Ezequiel Martínez (fs. 1/2 del sumario policial), quien relató cómo en aquella ocasión, mientras recorría la jurisdicción de la comuna 6 que integra -secundado por los agentes Real e Yrusta- observó la presencia de dos personas que circulaban a pie.

Los describió de la siguiente manera: uno de ellos, de “contextura física robusta y tez morena”, vestía zapatillas blancas, jeans de tono azul, remera rosa, blanca y negra y un barbijo de negro y portaba un auricular “manos libres” de color blanco y un morral de color negro; el otro, vestía zapatillas negras, jeans azules, remera gris y tapabocas blanco, portando en el brazo una campera gris-.

Luego de mantener una conversación entre sí, uno de ellos cruzó, siguiendo con el relato policial, a la vereda de enfrente; luego, ambos comenzaron a caminar en idéntico sentido hacia la Avenida José María Moreno.

Tras ello y al llegar a la intersección con la Avenida Rivadavia, los individuos ingresaron separadamente al local de comida “Mostaza”, situado a la altura 4994 de esa avenida, retirándose de allí a los pocos minutos y retomando su marcha por esa avenida, en sentido hacia el Parque Rivadavia, separándose -nuevamente- de modo idéntico; es decir, caminando por veredas distintas.

Ante ello, el declarante decidió situarse en el interior del parque para procurar una mejor vigilancia de lo que estaba ocurriendo; esta determinación le permitió observar que el sujeto que portaba el morral se detenía cuando algún vehículo estacionaba en doble fila, mientras que el otro individuo le hacía ademanes desde enfrente, para luego continuar ambos su desplazamiento hacia la calle Doblas.

Así fue que -finalmente- las personas se pararon a pocos metros de un vehículo de la marca “Chevrolet”, modelo “Tracker”, con dominio ... de color negro, que había estacionado recientemente y del cual su conductor había descendido apresuradamente, cerrando previamente las puertas del automotor, pues se retiró corriendo hacia el local de la firma “Swiss Medical” ubicado en Avenida Rivadavia 4781. Ante ello, los encausados observaron el interior del automotor, se alejaron de él tomando por la calle Doblas, caminaron media cuadra y, luego, se le acercaron nuevamente, abriendo la puerta del conductor, ingresando en él quien vestía la campera de color gris, quien cerró la puerta.

Estas acciones determinaron a Martínez a materializar la detención de los dos, con la actuación conjunta de los otros dos agentes policiales aludidos al comienzo.

En tal coyuntura fue secuestrado en poder de las personas aprehendidas un teléfono de la marca “LG” en funcionamiento, con una funda de color marrón colocada -reconocido en ese instante por el damnificado como de su propiedad- conectado a unos auriculares de la marca “Samsung” de color negro; una billetera de color marrón con la inscripción “Cultura”; un morral de color negro que en su interior contenía un aparato de radiofrecuencia de color negro, con la inscripción “Baofeng”, que se encontraba encendido y en su pantalla podía leerse la numeración “433.920.Y 433.920”; un teléfono celular de color azul de la marca “Samsung”, conectado con unos auriculares “manos libres” de la misma marca; una billetera de color marrón con la inscripción “Billabong”, en cuyo interior había una cédula de identidad peruana a nombre de H. A. P. G.. Así se documentó en el acta de secuestro respectiva (fs. 5 del sumario policial).

Aunado a ello, se colectaron los testimonios de los oficiales primero Diego Matías Yrusta y Juan Rodrigo Real (fs. 11/12 y 15/6 del sumario policial, respectivamente), de los que no se destacarán otros elementos de relevancia al resultar íntegramente coincidentes con la declaración de Martínez.

En esa línea, cuento con lo narrado por el damnificado L. F. F. (fs. 8 del sumario policial), quien manifestó que en aquella oportunidad y en el sitio señalado descendió de su vehículo para dirigirse a su medicina prepaga “Swiss Medical”, para resolver “problemas de facturación”.

F. puntualizó que había cerrado su unidad utilizando el control de cierre centralizado que poseen las llaves; y que a las 12.25 horas, aproximadamente, al salir del local y regresar al rodado, fue requerido por los agentes policiales, quienes lo enteraron de lo ocurrido. Incluso, ante ellos reconoció que el teléfono “LG”, hallado en poder de las personas acusadas, era de su propiedad.

Para comprender acabadamente la dinámica de los sucesos ocurridos, resulta útil el plano del lugar impreso, obtenido con el programa “Google Maps”, que posee referencias manuscritas por el personal policial (fs. 24 del sumario policial).

Por otro lado, tengo por constatada la falta de daños al vehículo, en virtud del informe pericial concluyente en ese sentido (fs. 13 del sumario policial).

El cuadro probatorio se completó con las actas de detención y lectura de derechos y garantías; las declaraciones de J. M. y C. J. A., testigos del procedimiento policial; las copias de la documentación que acredita la titularidad del damnificado respecto del vehículo involucrado; el informe pericial elaborado respecto del teléfono de la marca “LG” recuperado; las fotografías tomadas a los elementos secuestrados, al vehículo y a los justiciables; (en ese orden, fs. 3/4, 6/7, 9/10, 14, 17/23, 37 y 50 del sumario policial).

Todo lo antedicho me permite observar que, más allá del reconocimiento que efectuaron las personas detenidas, el hecho que se les atribuye y su responsabilidad se encuentran acreditados de manera simple y suficiente, sin espacio para la duda.

CALIFICACIÓN LEGAL

La conducta atribuida a H. A. P. G. y A. A. O. G. constituye el delito de hurto agravado por haber sido cometido con un instrumento semejante a llave, en grado de tentativa (artículos 42 y 163 inciso 3º del Código Penal).

P. G. y O. G. fueron hallados en plena ejecución de su cometido, puesto que uno de ellos había logrado ingresar al vehículo del damnificado, por la puerta del conductor; mientras que el otro se encontraba próximo a hacerlo, lo que se vio impedido por el personal policial que se encontraba observándolos y que arribó inmediatamente al lugar.

Está claro que el ingreso al automotor se produjo en contra de la voluntad de su dueño, quien por los trámites que realizaba en la sede de “Swiss Medical”, ignoraba por completo lo que estaba sucediendo; también la idoneidad del dispositivo conocido como “inhibidor de señal” del que se valieron los encausados, puede ser considerado un instrumento semejante a la llave del automotor, pues permitió el franqueo de las cerraduras sin necesidad de ser forzadas.

De este modo, se justifica la aplicación de la agravante seleccionada.

Asimismo, es correcto afirmar que el hecho ilícito no pudo ser consumado por circunstancias ajenas a la voluntad de los involucrados, pues fueron sorprendidos “in fraganti delito” antes de que pudieran llevarse consigo algún elemento de valor.

Las personas encausadas actuaron con un dominio conjunto y pleno de sus acciones, por lo que serán considerados coautores (artículo 45 del CP).

Las características del episodio permiten afirmar que actuaron con dolo directo, sin que se adviertan errores de tipo, causas de justificación de la acción, de no exigibilidad de otra conducta o que pongan en duda su capacidad de culpabilidad.

En este último aspecto no se encuentra cuestionada, desde un punto de vista clínico, la capacidad de comprensión del reproche penal de los justiciables al momento de los hechos atribuidos, pues mediante los informes médico-legales practicados, fue comprobado que ambos se encontraban vigiles, coherentes, globalmente orientados y sin signos de productividad tóxica y/o sintomatología aguda (fs. 45 y 57 del sumario policial).

GRADUACIÓN DE LA PENA, MODALIDAD DE CUMPLIMIENTO, REINCIDENCIA Y CÓMPUTO DE PENA

I.- La pena propuesta para el suceso denunciado en autos y respecto de A. A. O. G. resulta el mínimo legal, lo que me exime de efectuar mayores fundamentaciones en este rubro. Ello así, puesto que no puedo imponer una superior a la convenida (artículo 431 bis, inciso 5 del CPPN) ni tampoco una inferior, porque no sería legal.

La exigencia de justificar el “quantum” de la pena a seleccionar solamente debe operar si el tribunal considera que la acordada por las partes resulta elevada o desproporcionada.

Por otro lado, como esta no será la primera declaración de culpabilidad de O. G., es correcto que la sanción sea de efectivo cumplimiento (artículo 26, en sentido contrario, del CP).

A propósito de tales antecedentes, entiendo que también corresponde su declaración de reincidencia, tal como lo acordaron las partes. Ello así, atento la pena de cuatro años de prisión, accesorias legales y costas dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal nº 2, por sentencia firme del 31/8/2018, en el marco de la causa N° 2563/2660, en orden a la cual el nombrado cumplió pena en calidad de condenado, hasta que le fue concedida la libertad condicional el día 14/4/2019. La sanción venció el 14/8/2020 (ver fs. 23 del sumario policial, y su certificado de antecedentes, a fs. 9 del Expte. digital).

De lo anterior se colige que, además de haber cumplido O. G. parte de la pena como condenado, desde su vencimiento hasta esta nueva declaración de culpabilidad no transcurrieron los plazos previstos por el artículo 50 del CP; la suma de una y otra circunstancia, justifica la declaración de reincidencia pactada.

Consecuentemente, como A. A. O. G. se encuentra detenido para este proceso -de manera ininterrumpida- desde el día de su aprehensión, esto es, desde el día 21 de octubre de 2021, se establece que la condena de seis meses de prisión de efectivo cumplimiento y costas VENCERÁ EL DÍA 20 DE ABRIL DE 2022, A LAS 24 HORAS, DEBIENDO HACERSE EFECTIVA SU LIBERTAD A LAS 12 HORAS DE DICHA JORNADA.

La caducidad registral se producirá el día 20 de abril de 2032 (artículo 51 inciso 2do. del CP).

II.- En cuanto a H. A. P. G., la presente se trata de su primera declaración de culpabilidad que, además, no supera los tres años de prisión. Las partes también han propuesto la aplicación, como pena, del mínimo legal establecido para el hecho lícito imputado, razón por la cual me remitiré a los motivos vertidos en el precedente punto I, para evitar reiteraciones innecesarias.

Con sustento en ello, entiendo procedente que el cumplimiento de la sanción sea dejado en suspenso, tal como lo prevé el artículo 26 del CP.

Por ese motivo, es decir, por la modalidad de la pena fijada, se ordenará la inmediata libertad de P. G. para estas actuaciones; sin embargo, ella no se hará efectiva, en razón de la detención con fines de extradición que el nombrado registra a disposición del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 7, en el expediente N° 6801/2021.

En ese sentido, recuérdese que aquella judicatura, el pasado 26 de octubre, rechazó la excarcelación solicitada por P. G. en el marco de las actuaciones que tiene radicadas (ver fs. 90 del Expte. digital).

Por estas razones, considero inoficiosa la imposición de reglas de conducta al nombrado, que propone la fiscalía en el acuerdo arribado y ratificado junto a su adversario procesal.

La sanción se tendrá como no pronunciada el día 1 de noviembre de 2025 (artículo 27 del CP) y su caducidad registral se producirá el día 1 de noviembre de 2031 (artículo 51 inciso 1ro. del CP).

Sentado cuanto precede, este Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 12, con mi integración unipersonal;

RESUELVE:

I) CONDENAR a A. A. O. G., de las demás condiciones personales obrantes en autos, a la PENA DE SEIS MESES DE PRISIÓN DE EFECTIVO CUMPLIMIENTO Y COSTAS, como coautor material y penalmente responsable del delito de hurto agravado por su comisión con elemento semejante a llave en grado de tentativa, DECLARÁNDOSELO REINCIDENTE con relación a la condena dictada el día 31 de agosto de 2018 por el TOCF N° 2 de esta ciudad, en la causa N° 2563/2660 (artículos 29 inciso 3°, 42, 45, 50 y 163, inciso 3º del Código Penal de la Nación; 431 bis, 530, 531 y 533 del Código Procesal Penal de la Nación).

II) DECLARAR QUE LA CONDENA DE SEIS MESES DE PRISIÓN DE EFECTIVO CUMPLIMIENTO Y COSTAS IMPUESTA A A. A. O. G. VENCERÁ EL DÍA 20 DE ABRIL DE 2022, A LAS 24.00 HORAS, DEBIENDO HACERSE EFECTIVA SU LIBERTAD A LAS 12.00 HORAS DE DICHA JORNADA, de no haberla recuperado con anterioridad (artículos 24 y 77 del CP y 493 del CPPN). La caducidad registral operará el día 20 de abril de 2032 (artículo 51, inciso 2º del CP).

III) CONDENAR a H. A. P. G., de las demás condiciones personales obrantes en autos, a la PENA DE SEIS MESES DE PRISIÓN EN SUSPENSO Y COSTAS, como coautor material y penalmente responsable del delito de hurto agravado por su comisión con instrumento semejante a llave en grado de tentativa (artículos 26, 29 inciso 3°, 45, y 163, inciso 3º del Código Penal de la Nación; 431 bis, 530, 531 y 533 del Código Procesal Penal de la Nación).

La sentencia se tendrá como no pronunciada el día 1ro. de noviembre de 2025 y su caducidad registral operará el día 1ro. de noviembre de 2031 (artículos 27 y 51.1 del CP).

II) Como consecuencia de la modalidad de pena impuesta, disponer la LIBERTAD en este proceso de H. A. P. G., la que NO SE HARÁ EFECTIVA ante la detención que atraviesa en la causa n° 6801/2021 del Juzgado Nacional en lo Criminal Y Correccional Federal N° 7. Sin perjuicio de no encontrarse firme, remítase urgentemente copia de la presente a dicha judicatura, mediante oficio electrónico.

III) INTIMAR A H. A. P. G. Y A A. A. O. G. para que, dentro del quinto día de notificados de la sentencia, abonen -solidariamente- la suma de mil quinientos pesos ($1.500) en concepto de tasa de justicia, bajo apercibimiento de aplicarles una multa equivalente al cincuenta por ciento de esa suma.

IV) NOTIFICAR a L. F. F., en los términos del artículo 12 de la ley 27.372.

V) COMUNICAR este pronunciamiento al fuero de ejecución penal y a los organismos pertinentes; registrar, notificar a las partes mediante cédula electrónica y, oportunamente, archivar el expediente.

 

FIRMADO: DARÍO MEDINA, JUEZ DE CÁMARA.

ANTE MÍ: SABRINA ADAMI, SECRETARIA DE CÁMARA.

 

  Correlaciones:

Díaz, Daniel Nicolás s/robo en tentativa - Cám. Nac. Casación Crim. y Correc. - Sala III - 29/12/2017 - Cita digital IUSJU031070E

 

 

Cita digital:IUSJU008140F