Abusó de su hija pero quedó libre por no haberse respetado su derecho a la intimidad

La prueba se invalidó al violarse el principio a la no autoincriminación y el derecho a la intimidad.

Imagen del articulo

Se revocó el procesamiento de un hombre por el delito de abuso sexual agravado por haberlo cometido un ascendiente con acceso carnal en al menos dos oportunidades. La decisión fue tomada por la Sala IV de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional  y se basó en que el juez de instrucción fundamentó el procesamiento en las anotaciones del psicólogo del imputado. Por tal motivo, la prueba se invalidó al violarse el principio a la no autoincriminación y el derecho a la intimidad. 

El secreto profesional del psicólogo tiene sustento en el derecho a la salud e intimidad, resguardado por artículo 19 de la CN. Además se sustenta en el art. 156 del Código Penal  cuando establece una sanción a los profesionales que divulguen el secreto y causen un daño. La única excepción es revelar la información por una justa causa que no puede ser exponer al denunciado a un proceso penal y que se justifica cuando hay un mal futuro evitable. El caso no encuadra en ese supuesto ya que el delito se había consumado. 

Además, los jueces expresaron que la confesión fue realizada sin que el imputado pudiera sospechar que podía derivar en una causa penal. 

Acceda al fallo